Páginas

miércoles, 19 de febrero de 2014

Pan con olivas y queso


Hoy vamos a hacer un pan de olivas y queso que está para chuparse los dedos!!! En el primer mordisco vamos a notar la presencia de las aceitunas, con un sabor fuerte y contundente pero luego, a medida que continuamos masticando, iremos notando el sabor del queso. Una combinación perfecta que no necesita nada más, como mucho un chorrito de aceite de oliva para rozar lo divino!

Ingredientes:
  • 300gr de harina de fuerza
  • un sobre de levadura de panadería deshidratada
  • 150ml de agua
  • 15ml de leche
  • 15ml de aceite de oliva
  • 5gr de sal
  • 25gr (aprox.) aceitunas verdes manzanilla sin hueso (y sin relleno!!)
  • 25gr (aprox.) aceitunas negras sin hueso (y sin relleno!!)
  • 100gr de queso (en mi caso una bolsa de mezcla: mozarella, cheddar, gouda y emmetal
Preparación:


Como todo pan, empezamos por preparar la masa. En mi caso pongo todos los ingredientes excepto las aceitunas y el queso en el robot amasador y empiezo con el amasado. Cuando tengamos una bola que ya no se pega en el recipiente del robot, pondremos la masa en un bol, lo taparemos y dejaremos que la masa doble su tamaño. Este proceso depende mucho de la temperatura ambiente... en mi caso, aprox. unos 21 grados, he dejado crecer la masa casi una hora hasta que ha doblado su volumen.

Ponemos un poco de harina en la superficie donde vayamos a trabajar, y sacamos la masa del bol. Ha llegado el momento de añadir las aceitunas y el queso. Lo haremos poco a poco, mientras trabajamos la masa, para conseguir que se reparta de la forma más uniforme posible.


Una vez ya tenemos los ingredientes bien mezclados en nuestra masa, le damos la forma que más nos guste... en mi caso, he optado por un recipiente de plumcake. Así que ponemos la masa dentro, tapamos y dejamos que la masa vuelva a ganar volumen.


Al cabo de una hora, tenemos el pan listo para meter al horno... haremos un cortes en la parte superior del pan, pondremos un poquito de harina y lo meteremos en el horno a 200 grados. Es importante que el horno esté bien caliente en este punto... es más, tenéis que tener en cuenta que al abrir la puerta del horno va a perder temperatura, por lo que si queremos hornear a 200 grados, es buena idea pre-calentarlo a 220/230, de esta forma, cuando metamos los alimentos en el horno tendremos la temperatura ideal.


Después de 40 minutos de horneado... sale del horno semejante maravilla!!! Una corteza crujiente y una miga esponjosa y llena de sabor. Este pan casi nos sirve para hacer un aperitivo por sí solo... como mucho solo le hará falta un chorrito de aceite de oliva por encima y ya está. Listo para disfrutar.

Buen provecho!