Páginas

sábado, 22 de marzo de 2014

Muffins salados de cheddar y jamón serrano


Hola a todos!!! Hoy os traigo una receta muy curiosa y resultona... unos muffins salados de queso cheddar y jamón serrano. Aunque de tanto en tanto me gusta hacer repostería, tengo que admitir que los dulces no son lo mío... prefiero los salados, por eso me animé a probar esta receta. Me encanta la presentación (el muffin con su papelito) pero luego encontrarte ese sabor salado e intenso del queso cheddar... ha sido todo un exitazo :)


Ingredientes:
  • 280gr de harina normal
  • 140gr de queso cheddar rallado
  • 100gr de jamón serrado a dados
  • una cucharada de levadura química
  • un 1/8 de cucharadita de sal
  • 250ml de leche
  • 2 huevos
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
Preparación:
Lo más importante de todo... nada de batidora!!! Esta receta se hace todo a mano y se tarda poco tiempo... si utilizáramos la batidora o el robot, corremos el peligro de trabajar demasiado la masa y que luego las magdalenas nos queden demasiado compactas.


En un bol grande, mezclamos la harina, la sal y la levadura. En otro bol, batimos los huevos y luego añadimos el aceite de girasol y la leche.


Por último, solo nos falta rallar el queso cheddar y preparar los dados de jamón


Ahora que ya tenemos todo preparado... hacemos un pequeño volcán en la harina y empezamos a incorporar los líquidos. Iremos removiendo poco a poco con una lengua hasta que veamos que la mezcla se va homogeneizando. No importa si queda algún pequeño grumo de harina... pero siempre que sea pequeño claro! Por último, incorporamos el queso y el jamón.


Ya solo queda poner la masa en los moldes y hornearlos a 180º entre 15 y 20 minutos. Recordar que los tiempos siempre dependen mucho del horno, de la cantidad de masa que hemos puesto en cada molde, etc... por lo que es muy importante que, la primera vez que hagáis recetas de este tipo, vayáis vigilando para que no queden crudas ni demasiado hechas.


Pequeño truco... cuando creáis que ya les faltan solo 5 minutos, podéis activar el ventilador del horno. De este modo, si ha quedado queso a la vista, cogerá un color dorado como si estuviera gratinado. 


Y ya tenemos listas nuestros muffins salados!! La verdad es que me han encantado y ya tengo ganas de hacer otras combinaciones saladas. Puede ser una idea muy interesante para un aperitivo y perfecto para la hora de la merienda, cada uno que elija en que momento prefiere comerse una de estas delicias... en mi caso, son 24 horas jeje

Buen provecho!